Un diamante sin pulir: Turismo en Luperón duerme el sueño de la indiferencia

febrero 6, 2010

Luperón, Puerto Plata.- Este poblado está lleno de potencialidades y un gran desafío para que como polo turistico, sea un exponente de la dominicanidad. Los problemas no esperan y las esperanzas son muchas.

Pueblos con gran potencial turístico sin explotar existen varios en el país. Luperón resalta por ser uno de esos lugares.

Es un municipio cuyo desarrollo económico ha estado durante años estancado, según sus moradores, por la poca inversión en el sector turismo que es la principal fuente de producción de este localidad.

El atraso se nota a lo lejos y la falta de desarrollo son los primeros en darte la bienvenida, pese a que un letrero te deja saber a primera instancia, que acabas de arribar a una ciudad marina.

Una ciudad marina, donde el turismo se encuentra en la misma situación que los barcos en el puerto; estancado y abandonado, o lo que es lo mismo, sin ningún movimiento aparente.

Tal es la situación en un pueblo donde la naturaleza aportó mucho, pero las autoridades no han querido aportar, según consultados.

Juan Bautista Taváres, inspector de turismo de esta zona, atribuyó el estancamiento de este sector a las constantes trabas impuestas por el ministerio de Turismo a los inversionistas extranjeros, quienes prefirieron desistir de la idea de emprender proyectos aquí, porque en repetidas ocasiones se les fue negado el permiso, expresó Taváres.

Quien identificó dentro de los proyectos turísticos que no se concretizaron: Punta Alma, Puerto Colón y Marina Tropical.

“Todos estos planes serían ejecutados  por inversionistas extranjeros, sin embargo nunca pasaron del papel”.

Taváres dijo que es lamentable que en un pueblo donde la principal fuente de ingreso es el turismo, éste experimente un desarrollo tan lento, lo que se traduce en atraso para el pueblo y se refleja  hasta en la fachada del lugar.

Al recorrer las distintas calles se ven las casas en mal estado, muchas personas en las calles y en las casas a tempranas horas de la mañana, lo que denota falta de empleo y un ambiente que sin lugar a dudas refleja  el poco crecimiento económico del lugar.

Quizás aquellos que visitan a Luperón  y sólo logran recorrer algunas de estas calles, retornan a sus destinos con un mal concepto de este municipio. Es posible que así se haya formado la concurrida expresión “en Luperón no hay de nada, es un campo muy atrasado”.

Pero la realidad es que sí hay recursos, pero nadie se ha atrevido a explotarlos para el desarrollo de los munícipes.

Ercilio Reyes Castillo, quien trabaja en la unidad de taxi del hotel Hotasa,  dijo que “a muchos no les conviene que Luperón se desarrolle porque esto incidiría negativamente en el desarrollo económico de sus respectivos pueblos, por eso, hay quienes no han permitido que se explote esta zona”, expresó.

Agregó que si este sector empieza a desarrollarse distintos puntos turísticos del país empezarían a menguar económicamente.

“Esto no le conviene a algunas regiones del país” sostuvo.

Mientras que Rafael Marte que trabaja en la misma unidad de taxi, se quejó de las autoridades del gobierno al manifestar que “nunca han hecho una obra de infraestructura. No han hecho nada aquí”.

Expresó además que “en este lugar hay mucho potencial, por lo que el pueblo no debería estar tan atrasado”.

El problema en Luperón es sencillo, por lo menos así lo arrojó esta investigación, los recursos están, la naturaleza los aportó, sólo falta que se pongan a funcionar a beneficio del municipio.

Geografía

Luperón es uno de los municipios perteneciente a la provincia de

Puerto Plata, política y territorialmente mantiene una de la más agradables y ventajosas posiciones, pues se encuentra en el litoral norte del país, en  los 18 grados latitud norte, con una extensión de de 297.42 kilómetros cuadrado.

En Luperón se fundó el primer ayuntamiento de América  y además fue el lugar por donde arribó el almirante Cristóbal Colón y los europeos, cuando en el 1492 tocaron suelo americano por primera vez.



Comparte y Comenta